top of page
  • Foto del escritorHansel Martz

La regla de los cuatro regalos y el Síndrome del niño hiper-regalado.


Es muy sabido ya, que la cantidad de juguetes y regalos que nuestros niños reciben hoy en día es sumamente superior a la que se acostumbraba en décadas pasadas. Nuestro niños tienen acceso a un sinfín de tipos de juguetes cómo nunca antes en la historia. Incluso ahora podemos seccionar cada juguete para diferentes etapas, diferentes objetivos y diferentes áreas de desarrollo. Tenemos los educativos, los de juego común, los temáticos y demás.

Según la Procuraduría Federal del Consumidor, el 60% de las ventas de juguetes, se realizan en el último trimestre del año. Y la compra de juguetes está en el 2do lugar de ventas en temporada decembrina, por encima de ropa y calzado.



También es muy sabido que la exposición a mercadotecnia a través de la plataforma de Youtube es cada vez mayor. Por lo que no es extraño ver a nuestros hijos pidiendo un sinfín de juguetes, cambiando de opinión sobre cuál desean a cada cambio de comercial, o que parezcan insatisfechos con los juguetes recién recibidos. Pero, ¿Realmente necesitan tanto regalos o juguetes cómo ellos piden?

La necesidad del niño

Según Gary Chapman, en su libro Los 5 Lenguajes del amor de los Niños, el dar y recibir regalos es una muestra poderosa de amor. Para ella, los regalos más significativos se convierten en símbolos de amor, y aquellos regalos que llegan a transmitir un amor verdadero, se convierten en parte del lenguaje del amor. Chapman considera que, para que un regalo sea una muestra de amor en toda su expresión, deberá ir acompañada de el resto de los lenguajes de amor: El contacto físico, las palabras de afirmación, tiempo de calidad y prestarles un servicio en amor.

Para que un niño, realmente pueda sentir el regalo, como una expresión de amor, los padres deberán haber contribuido a “hablar” el resto de los lenguajes. El sólo entregar un regalo, esperando que por éste hecho exclusivo se “sienta” amor, es completamente erróneo. El regalo debe entregarse, según la autora, en conjunto con el resto de expresiones de amor, lo que hará ése regalo significativo y memorable.


También Chapman escribe: “Cuando un padre ofrece un obsequio si el hijo limpia su dormitorio, éste no es un verdadero regalo sino un pago por servicios prestados. Cuando un padre promete un cono de helado a un hijo si éste mira la televisión durante la siguiente media hora, el helado no es un regalo, sino un soborno destinado a manipular la conducta del niño. Aunque el niño no conozca las palabras retribución o soborno, sí entiende el concepto” .

Los regalos son parte del lenguaje del amor que los niños necesitas escuchar y sentir, por lo que es importante considerarlo dentro de nuestro presupuesto, pero también de manera ocasional, aunque no necesariamente debe representar un gasto o una inversión. Los regalos pueden ser desde una flor hasta un tiempo juntos haciendo un cometa.

Síndrome del niño hiper-regalado

Éste concepto se ha manejado en los últimos años para hacer referencia a la situación que muchos niños viven hoy en día. La sociedad consumista y la falta de tiempo dedicado a los hijos, crea un ambiente donde los regalos, suplen el tiempo de calidad de los niños con los padres, o bien, regalar “muchos” juguetes representa una manera de mostrar “mucho” amor hacia los niños.

Como ya lo platicábamos, si existe la necesidad intrínseca del niño de recibir regalos, pero ésta, no es sólo la única muestra de amor que el niño deba recibir, ni tampoco el exceso de regalos cumple con la función de expresar el amor y cariño.


La realidad es que a nuestros niños se les regala más de lo necesario, y más de lo que el niño puede manejar con sus emociones en desarrollo. Se estima que se regala, diez veces más de lo que en verdad necesitan. Y ésta tendencia consumista, no sólo es de los padres, si no que se extiende a los niños desde muy temprana edad, a través de la exposición de mercadotecnia en YouTube o Televisión. Los niños de hoy en día piden muchos juguetes por anhelo momentáneo y no por una necesidad clara y objetiva.

El síndrome de niño Hiper-regalado tiende a desarrollar actitudes y conceptos en torno a los regalos, que los hacen caprichosos, egoístas y consumistas, según Francesc Núñez, sociólogo de la Universitat Onerta de Catalunya. el síndrome es un conjunto de demostraciones de actitudes y emociones al recibir regalos o demandarlos. El niño hiper-regalado no demuestra agradecimiento por lo que recibe, quiere abrir más y más regalos, exige los regalos que el demandó, sin importar cualquier explicación. También muestran una rápida pérdida del interés sobre lo que se le ha regalado, y el ciclo inicia de nuevo.

Consecuencias de Hiper-regalar

Produce sobre-estimulación: la capacidad de prestar atención plena al exceso de juguetes se vuelve muy pobre. Cada juguete representa cierto tipo de concentración y curva de aprendizaje. Y la atención que un niño en desarrollo es posible de prestar, no es mucha, para cada juguete. Por lo que a mayor cantidad de juguetes, la atención se vuelve dispersa para cada juguete, lo que representa una sobre estimulación cognitiva y sensorial. Es por eso que podemos ver niños jugando sólo con 1 juguete en un mar de éstos, o niños jugando con todo pero de manera negativa como: tirando los juguetes al suelo, aventándolos, sin poner cuidado en ellos, desordenados, no muestran cariño por cada juguete, etc.

Pérdida de la ilusión: según Núñez, la pérdida de la ilusión al recibir tantos regalos se explica por parte del Rendimiento Decreciente, el cual explica el hecho, de que a medida que estamos expuestos a una estimulación positiva, las siguientes, y del mismo índole en un mismo lapso de tiempo, serán con menor intensidad que la primera. Por lo que si el niños recibe 6 regalos, a medida que vaya abriéndolos, la emoción y la ilusión, ira decayendo. En un niño hiper-hiper regalado ésta situación se vuelve normal.


Bajo nivel de tolerancia a la frustración: si un niño es expuesto al recibimiento excesivo de regalos, puede quedar frustrado e insatisfecho el día que no reciba tantos regalos. Esto de debe a que el concepto que se desarrolló en el niño, fue valorar la cantidad de regalos y no su valor simbólico y desinteresado.

Limita la fantasía: al estar expuestos a tantos juguetes, el aburrimiento (madre de la imaginación), se ve desplazada por la sobre-estimulación cognitiva, visual y sensorial de tantos juguetes. Debemos recordar que es importante que los niños desarrollen habilidades de imaginación y pensamiento mágico, que no sólo se desarrolla con juguetes.

Pero, ¿Cuál es la cantidad ideal? ¿Qué tipo de juguete es el indicado?. Para ésta pregunta tan importante te comparto la regla de los 4 principios para regalar. éstos te pueden ayudar a que el recibir regalos sea un momento significativo y con un enfoque correcto, tratando de cubrir todas las necesidades REALES del niño.

LA REGLA DE LOS 4 REGALOS

Aunque estuvimos enfocados en los regalos de los niños, los siguientes principios son aplicables también, para personas de todas las edades. Las mismas razones expuestas de la importancia de hacer un regalo como muestra de amor, son iguales tanto para niños como para adultos, el recibir regalos debe también venir con el resto de los lenguajes de amor, de ésta manera, éste regalo será algo memorable y hermoso.

Las siguientes reglas son sencillas y prácticas, por lo que harán tu tarea más fácil a la hora de buscar el regalo para tu hijo.

  1. Algo que QUIERA

  2. Algo que LEEA

  3. Algo que USE

  4. Algo que NECESITE

Algo que quiera: no tiene nada de malo que nuestros hijos obtengan un juguete deseado, pero no significa que cada juguete que deseen deba ser concedido. La capacidad de los infantes para concentrarse en un estímulo es pequeño en sus primeros años de vida. Así que por más que desee varios juguetes, su estímulo estará enfocado en unos cuantos. De todos los juguetes que desee, escoge 1 que más desee.


Algo que lea: Leer es uno de los tesoros y hábitos más preciados que podamos cultivar. Por lo que regalar un libro, siempre será una buena elección. Elige alguno con el interés del momento del niño, esto permitirá que su valor y curiosidad por leer el libro sea mayor. Se volverá un regalo significativo.


Algo que use: Para los niños es muy poco atractivo los regalos que impliquen ropa, pero es importante que comprendan que es una bendición poder vestir algo nuevo. Puedes considerar regalar algún tipo de ropa con el personaje favorito o el color favorito. Yo estoy a favor de que en ésta área se considere regalar disfraces o ropa que les permita desarrollar el juego de roles.


En éste tipo de regalo puedes también considerar ,regalar cosas que use en alguna actividad cotidiana, ya sea uno nuevos zapatos de baile, unas nuevas acuarelas, libros, unos tenis para futbol, etc.


Algo que necesite: Ésta parte se puede complementar con la anterior. Considera regalar algo que de verdad necesita. Para saber con más precisión sobre las necesidades del niño, puedes preguntar a la mamá o preguntar al niño directamente sobre sus necesidades. Tener muchos juguetes diversos, no significa que realmente tenga todo lo que de verdad necesite.

Aplica estas cuatro reglas en los cumpleaños, navidad o regalos cotidianos. Te dará un guía significativa sobre qué juguetes o cuántos juguetes regalar o cuántos considerar para regalo.

Platica con tus familiares abiertamente sobre el tema, e invítalos a que te pregunten sobre ideas más precisas para poder regalar.


¿Que te parece? ¿Ya has regalado con éstos conceptos? ¿Qué crees que sea la parte más difícil de implementarlo?


Da click en la siguiente imagen para visitar mi página de Instagram y leer el caption ⤵️:



322 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page